INTA Rafaela

Nuestro Agro. Enero 2000. Año 7. Nº74.

Soja

Control de enfermedades al final del ciclo

 

Ing. Agr. Juan Carlos Rostagno- INTA AER San Justo

Durante los últimos años se ha manifestado en el área de San Justo (Santa Fe) una intensa defoliación prematura de los cultivos de soja. Este fenómeno se denomina enfermedades de final de ciclo e involucra a un complejo de agentes causales que ocasionan síntomas en las etapas de maduración del cultivo. Los síntomas suelen confundirse con procesos normales de senescencia de las plantas. Este complejo esta constituido fundamentalmente por los hongos Cercospora kikuchi y Septoria glycines.

Algunas veces los síntomas foliares no son demasiado visibles ya que se manifiestan en forma muy acelerada, la gran defoliación determina una disminución en el peso de los granos y por lo tanto pérdida en el rendimiento, como así también deterioro de la calidad de semilla producida.

La mayoría de estos hongos son necrotróficos, es decir se perpetúan en el rastrojo de la soja, por lo que en los sistemas de siembra directa, estas enfermedades adquieren especial relevancia. La falta de rotaciones y las altas temperaturas con abundantes lluvias durante el periodo de maduración del cultivo constituyen condiciones altamente predisponentes para estas enfermedades.

El control de estas enfermedades involucra el uso de cultivares de buen comportamiento y una adecuada rotación de cultivos que contribuyan a disminuir la presión de inóculo en los lotes. Asimismo el uso de fungicidas foliares ha demostrado en países productores de soja, como Brasil, su eficacia para controlar estas enfermedades e incrementar los rendimientos del cultivo.

Debido a que en nuestro país no hay demasiada información con respecto al uso de fungicidas foliares para el manejo de las enfermedades de final de ciclo en soja, se implantó un ensayo en el área de la AER San Justo, con las siguientes características:

El lote tenía como cultivo antecesor al girasol, pero con antecedentes en los años anteriores de monocultivo de la soja. Se efectuó la siembra directa el 23 de enero de 1999.

El tamaño de las parcelas fue de 8 mts. de largo por 4 surcos a 0.70 mts. de ancho y se realizaron 2 repeticiones . Se utilizaron cuatro cultivares de ciclos usados en la zona pero tomados al azar.

El cuadro 1 muestra las variedades participantes, los Criaderos a las que pertenecen y su ciclo.

Cuadro 1: cultivares participantes, criadero al que pertenecen y ciclo

Cultivares

Criadero

Ciclo

A 6445

Nidera

Medio

HM 4 – 64 RR

Monsanto

Medio

Entrerriana

Relmó

Largo

A 8000

Nidera

Largo

 

El fungicida utilizado fue el comercialmente denominado Taspa cuyo principio activo es una mezcla de Propiconazole 250 grs./l y Difeconazole 250 grs/l.- El tipo de boquillas utilizado fue de cono hueco y el caudal de 200 Lts/ha.

Se analizaron 3 tratamientos: T testigo sin aplicación de fungicidas, T1 que corresponde a 1 sola aplicación de 150 c.c. en R3 y por último el tratamiento T2 que consistió en 2 aplicaciones c/u de 150 c.c., una en R3 más otra en R6.

La cosecha se hizo en forma manual, evaluándose el rendimiento y el peso de 1000 semillas.

Se observó en madurez de cultivo síntomas de enfermedades foliares, causadas por los hongos Cercospora kikuchi y Septoria glycines, que produjeron una intensa defoliación prematura.-

En el cuadro 2 se observa el rendimiento en grano para todos los tratamientos así como el porcentaje de variación comparados con los testigos

Cuadro 2: rendimientos (Kg/ha) y porcentaje de variación con respecto a los testigos

Cultivar

T

T1

Porcentaje de variación

T2

Porcentaje de variación

A 6445 RG

1571

1771

+13 %

1713

+ 9

HM 4 – 64 RR

1514

1571

+18 %

1642

+7 %

ENTRERRIANA

1528

1799

+ 4 %

1971

+7 %

A 8000RG

1481

2099

+ 41%

1828

+23 %

T: testigo T1: una sola aplicación T2: dos aplicaciones

En este cuadro (2) se observa que los rendimientos expresados en Kg/ha no alcanzaron en ningún tratamiento a valores altos, pero ello es comprensible si se tiene en cuanta la fecha tardía del ensayo y condiciones de sequías temporarias y elevadas temperaturas que caracterizaron la campaña 98/99.

También se observa que en todos los casos los rendimientos fueron mayores en los tratamientos con fungicidas con respecto a los testigos.

En el gráfico 1 donde podemos observar el rendimiento para los tres tratamientos promedio de todos los tres tratamientos: T, T1 y T2.

Gráfico 1: Rendimientos promedios (Kg/ha) de los tres tratamientos

El gráfico muestra la mayor producción obtenida para los tratamientos con fungicida, comparado con el testigo.

En el gráfico2 donde se observa el peso de 1000 semillas para los tres tratamientos promedios de todos los cultivares participantes.

Gráfico 2. peso de 1000 semillas para los tres tratamientos.

Como se observa en este gráfico hubo un aumento en el peso de las 1000 semillas en los tratamientos con fungicidas sobre el testigo. A su vez, los tratamiento con 2 aplicaciones superan a los de 1 sola aplicación.

Como conclusión podemos afirmar que la aplicación de fungicidas produjo aumentos de rendimientos promedios de un 18%.

Sin embargo los parámetros evaluados no alcanzan a explicar porqué en la doble aplicación de fungicida el aumento del peso de las 1000 semillas no se tradujo en mayor rendimiento.

Artículos Revistas