Soja. La reina de las legumbres

Recetas

Se han elegido, en primer lugar, los platos más usados en nuestro medio ambiente y en los hogares del campo.

Los porotos enteros se usan para la fabricación de una bebida con propiedades y aspecto semejante a la leche de vaca y que es llamada "leche de soja".

Para preparar la "leche de soja" se lavan los porotos y se dejan en remojo de 12 a 24 horas Una vez transcurrido ese tiempo, se lavan y se les saca la piel. Luego se pasan por la máquina de picar carne o la licuadora.

Se pone a hervir agua (calcular 3 partes de agua por una de soja) y se incorpora la soja removiendo, hasta que levante el primer hervor; se agrega un vaso de agua fría y se deja en el fuego media hora.

Se cuela lo mezcla con un trozo de tela, retorciéndola para escurrir bien el residuo

La leche se endulza con azúcar o miel y se aromatiza con un poco de esencia de vainilla.

El residuo que queda de la extracción de la leche es también utilizable en la preparación de comidas en general y conserva las propiedades del poroto entero, aunque algo disminuidas.

Los porotos de soja pueden usarse en repostería como nueces o maníes tostados.

Para prepararlos se dejan en remojo 8 horas y luego se tuestan al horno, hasta que estén crocantes.

La harina de soja desgrasada se usa de igual forma que la del trigo, con la que se mezcla para aumentar su digestibilidad.

Las recetas que figuran a continuación fueron adaptadas para la inclusión de soja y sirven de base para ampliar el recetario familiar o del comedor escolar. Todas han sido planeadas con criterio económico, probadas y controladas en sus proporciones y en su aceptación general.

Platos más comunes

Masas básicas

Sopas

Salsas – Pastas

Ensaladas

Platos fríos

Panes – Galletitas – Tortas

Postres - Mermeladas

Bebidas