INTA EEA Rafaela

Información Técnica Nº 219
Junio 1998.

LA FERTILIZACION EN SIEMBRA DIRECTA

Ing.Agr. Sebastián Gambaudo

La producción moderna de granos y forrajes depende en gran medida del uso de agroquímicos (pesticidas y fertilizantes) para obtener los resultados esperados. La eficiencia de su uso constituye un problema muy importante que los investigadores tratan de resolver a través de numerosas experiencias.

La información que a continuación se presenta es el resultado de un múmero importante de experiencias que se realizaron en el área de influencia de la Estación Experimental Agropecuaria de Rafaela que se encuentran publicados en varios trabajos técnicos.

Para la zona centro de la prov. de Santa Fe interesan principalmente el nitrógeno y el fósforo, por ser los que pueden encontrarse en deficiencia.

Como principales factores que condicionan el rendimiento y la respuesta de los cultivos al agregado de fertilizante nitrogenado pueden mencionarse a: las lluvias durante el período de barbecho y durante el ciclo del cultivo, la historía agrícola del lote, la fertilidad actual y potencial, la serie del suelo y el cultivo antecesor. También es importante considerar a las propiedades físicas de los suelos (porosidad, estabilidad de los agregados, capas densificadas) que afectan la infiltración y la retención del agua.

El agregado de altas dosis de N cuando los lotes poseen baja fertilidad es un aspecto a tener en cuenta debido a que las mismas colocadas junto con la semilla pueden provocar fitotoxicidad (aumento del pH). El fraccionamiento del fertilizante en dos aplicaciones sería la alternativa a recomendar para estas situaciones, al mismo tiempo que se lograría una mejor eficiencia y se disminuiría el riesgo económico ante condiciones desfavorables luego de la siembra.

Las experiencias realizadas en trigo no mostraron diferencias en los rendimientos logrando producciones similares con el fertilizante aplicado en su totalidad a la siembra o en dos momentos (siembra y macollaje). Distinto fue el comportamiento del maíz (Cuadro 1) donde dividir la dosis (siembra -V0- y seis hojas -V6-) resultó mucho más beneficiosa que una única aplicación en el momento de la siembra, debido a que en ese estadío (V6) comienza una absorción de nitrógeno muy intensa.

CUADRO 1. Momentos de aplicación del fertilizante nitrogenado en el cultivo de maíz.

Tratamiento

Rendimiento

 

Incremento de rendimiento

 

--------

Kg / ha

--------  
- Testigo

9.698

     
- 60 kg de N en V0

10.511

 

813

 
- 30 kg en V0 y 30 kg en V6

11.390

 

1.692

764

El problema de fitotoxicidad fue demostrado en un ensayo conducido en la EEA Rafaela donde se observó (Figura 1) un efecto diferencial según fuente nitrogenada, forma de incorporación y dosis utilizada sobre el número de plantas logradas.

 

Un alto porcentaje de las sembradoras que existen en el mercado coloca al fertilizante junto con la semilla. En estos casos los resultados muestran que con dosis superiores a los 70 kg/ha de urea (Figura 2), se producen pérdidas de plantas y se afecta a los rendimientos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el caso de utilizar nitrato de amonio (CAN) la dosis se podría elevar hasta los 100 kg/ha de producto comercial. Si se trata del fertilizante líquido UAN el punto crítico es de 40 kg de N/ha.

La aplicación en superficie de los fertilizantes nitrogenados ocasiona pérdidas de N por volatilización, cantidades que resultan más importantes en cultivos primavero estivales. Todas las formas granuladas resultan más eficientes cuando se las incorpora que cuando son aplicadas en superficie. Para una aplicación en el estado de macollaje del trigo resulta más eficiente el nitrato de amonio (Figura 3).

 

Una de las formas de poder determinar la menor eficiencia de las aplicaciones superficiales, además de medir las pérdidas de amoníaco, puede ser la determinación del contenido de N-NO3- del suelo. Experiencias realizadas en maíz con diferentes fertilizantes (UREA, CAN y UAN) y dos formas de aplicación (incorporada y superficial) mostraron que para una determinada dosis de N aplicado (100kg/ha) fue mucho mayor la disponibilidad N-NO3- con los diferentes productos al incorporarlos al suelo respecto a la aplicación superficial (Figura 4 )

 

 

 

 

 

 

 

La aplicación de los fertilizantes líquidos sobre los rastrojos no es conveniente por la inmovilización del nitrógeno que realizarán los microorganismos y porque se favorecerá la velocidad de descomposición de los mismos, efecto no deseado para este sistema de siembra. Por todo lo antes dicho la incorporación del fertilizante al lado y por debajo de la línea de siembra continúa siendo lo más recomendable.

Con respecto a la deficiencia de fósforo en los suelos la estrategia de corrección puede realizarse de dos maneras: 1) con aplicaciones de altas cantidades antes de iniciar la siembra directa ó 2) para cada uno de los cultivos.

Debido a su baja movilidad el fertilizante debe ser aplicado en un lugar donde el cultivo desarrolle su sistema radicular. Existen experiencias que demuestran que el nivel natural de fósforo disminuye en este sistema de siembra, como consecuencia de una acidificación del suelo en los primeros centímetros. También puede resultar beneficioso agregar fertilizante como arrancador a los efectos de lograr una mejor emergencia debido a la menor temperatura del suelo. El efecto fitotóxico también ocurre con las fuentes fosfatadas.

Los formulados líquidos recién comienzan a difundirse en nuestro país y los resultados obtenidos en pocos trabajos están mostrando una eficiencia similar a la de los granulados.

Debido a su baja movilidad el fertilizante debe ser aplicado en un lugar donde el cultivo desarrolle su sistema radicular. Existen experiencias que demuestran que el nivel natural de fósforo disminuye en este sistema de siembra, como consecuencia de una acidificación del suelo en los primeros centímetros. También puede resultar beneficioso agregar fertilizante como arrancador a los efectos de lograr una mejor emergencia debido a la menor temperatura del suelo. El efecto fitotóxico también ocurre con las fuentes fosfatadas.

Los formulados líquidos recién comienzan a difundirse en nuestro país y los resultados obtenidos en pocos trabajos están mostrando una eficiencia similar a la de los granulados.

Volver página anterior