INTA Rafaela

RINOTRAQUEITIS INFECCIOSA BOVINA Y DIARREA VIRAL BOVINA: PORCENTAJE DE REACTORES EN RODEOS LECHEROS DEL CENTRO DE SANTA FE

Bioq. Mirta Castelli

La rinotraqueitis infecciosa bovina ( IBR), es causada por el Herpesvirus bovino tipo 1 (BHV - 1) y origina infecciones respiratorias o infecciones de la conjuntiva que pueden variar de leves a graves, pústulas vulvares, inflamación de la mucosa vulvovaginal que puede extenderse al útero causando un período transitorio de infertilidad. El aborto es otra de las manifestaciones importantes de esta enfermedad. El feto es susceptible a la infección por el BHV – 1 durante todo el período de gestación pudiendo causar la muerte aún dentro de las primeras horas de vida. La infección con BHV – 1 puede causar encefalitis mortal de curso rápido en terneros de pocos meses.

El virus de la diarrea viral bovina ( BVDV ) provoca disminución de las defensas y diarrea especialmente en animales jóvenes (menores de 2 años de edad) . En vacas lactantes, produce disminución de la producción e infertilidad. La infección en vacas preñadas puede producir aborto con reabsorción fetal, momificación, malformaciones congénitas, lesiones en el sistema nervioso central, muerte perinatal. Los terneros pueden nacer normales no infectados o con infección crónica ( persistentemente infectado: animales portadores del virus pero que no generan anticuerpos contra él ), dependiendo del tercio de preñez en que se produce la infección con el BVDV.

Ambas enfermedades generan pérdidas productivas y reproductivas con el consiguiente impacto a nivel económico.

Para tener una apreciación de la presencia de estas enfermedades en la región, se analizaron los resultados de los sueros recibidos desde 1994 hasta 1997 para el diagnóstico de ambas enfermedades en animales con problemas de aborto y / o fertilidad. Se seleccionaron las muestras de suero de aquellos establecimientos cuyos animales no habían recibido vacunas contra IBR y BDV. Se procesaron muestras provenientes de 184 rodeos lecheros para BDV y de 223 para IBR. A los sueros se les determinó, por inmunofluorescencia indirecta, la presencia de anticuerpos. Se consideró reactores a aquellos animales cuyos sueros presentaron anticuerpos a cada una de las enfermedades en una dilución 1/10 y negativos a los que no lo presentaron. En base a estos datos obtenidos se calculó el porcentaje de reactores por establecimiento y luego se analizaron los intervalos de frecuencia de porcentaje de reactores para cada una de las enfermedades.

El análisis de los datos mostró que sólo 10 establecimientos (4,2%) tuvieron 0% de reactores, en tanto que 142 establecimientos (63,7%) tenían un porcentaje de reactores mayor del 41% (Gráfico 1).

GRÁFICO 1: Distribución del porcentaje de reactores a rinotraqueitis infecciosa bovina en rodeos lecheros de Santa Fe.

Para BDV 44 establecimientos (23,9%) con problemas reproductivos tuvieron 0% de reactores y el 53,2% de los establecimientos restantes tenían reactores en un porcentaje menor o igual al 40% (Gráfico 2).

GRÁFICO 2: Distribución del porcentaje de reactores a diarrea viral bovina en rodeos lecheros de Santa Fe.

Bajo las condiciones en que se realizó el presente análisis de datos se puede concluir que habría una mayor proporción de reactores a la rinotraqueitis infecciosa bovina que a la diarrea viral bovina.

Volver