INTA Rafaela

PRODUCCIÓN DE LECHE:
Evaluación de mezclas de concentrados en vacas lecheras de alta producción

Ings.Agrs. Javier Baudracco1, Pedro Weidmann1, Miriam Gallardo y Miguel Aylagas1

La producción lechera argentina sigue experimentando profundos cambios que exigen planteos empresariales que se ajusten a los nuevos escenarios en que se desenvuelve la economía del sector. En estos cambios se ven involucrados la mayoría de los componentes del sistema de producción, incluída la alimentación.

Sin bien en los sistemas pastoriles las pasturas y otros forrajes proveen casi todo el año de la mayor parte de los nutrientes, para incrementar los niveles de producción y mejorar la composición química de la leche es necesario que las vacas reciban diariamente una oferta más diversificada de alimento , cuyos principios nutritivos equilibren a la dieta básica para satisfacer adecuadamente los requerimientos.

En Argentina los concentrados comerciales tradicionales, denominados comúnmente Balanceados, son muy utilizados, sin embargo muchas veces suelen ser ineficaces para balancear las dietas debido a que se formulan con una composición relativamente constante a lo largo del año, careciendo en muchos casos de principios nutritivos esenciales y cuya única restricción para la selección de los ingredientes es la de los precios del mercado.

Con un nuevo concepto, el concentrado Balanceador sería un conjunto de ingredientes que, formulado al mínimo costo, contemple en su composición ingredientes de calidad que equilibren, al menos estacionalmente, la base forrajera para obtener raciones mejor balanceadas.

El objetivo del presente estudio fue evaluar la respuesta productiva y económica del uso de un Balanceador, en comparación a un Balanceado comercial típico.

La investigación se desarrolló en un establecimiento comercial ubicado en la localidad de Felicia, provincia de Santa Fe, durante el otoño-invierno de 1996. Se utilizaron 34 vacas Holando argentino de 2 o más partos, seleccionadas de un plantel de 170 vacas totales. Este grupo se introdujo al estudio con un promedio de 55 días post-parto, una producción media de 30,2 ± 2,8 litros/vaca/día y 552 ± 20 kg de peso.

Las vacas fueron agrupadas en dos tratamientos, con 17 animales cada uno: T0=Grupo suplementado con Balanceado comercial típico y T1=Grupo suplementado con un Balanceador especialmente formulado. La aplicación de estos tratamientos tuvo una duración de 49 días (efectos "inmediatos") y una vez finalizada esta etapa las vacas se agruparon bajo un mismo manejo nutricional hasta finalizar las lactancias, con el objetivo de medir los "efectos residuales" de los tratamientos.

Todas las vacas recibieron como dieta base una pastura de alfalfa, asignada en franjas diarias durante tres horas luego de cada ordeño. Al finalizar ambos pastoreos se estabularon en un corral aledaño al tambo para recibir una mezcla de silaje de maíz (planta entera) y heno de alfalfa. El concentrado T0 fue adquirido en el mercado local y el T1 se formuló especialmente. Cada uno de ellos fue suministrado, en forma de pellets, por mitades en ambos turnos de ordeño, para un consumo de 8kg /vaca/día (7 kg de materia seca y una relación aproximada de forrajes a concentrados en las dietas de 70:30).

Los requerimientos nutricionales se calcularon sobre la base de una vaca promedio de 550 Kg de peso vivo, con una producción media diaria de 35 litros (3.3% GB) y asumiendo una ganancia de peso de alrededor de 200gr/día. Durante la etapa de "efectos residuales" todas las vacas fueron alimentadas con pastura de alfalfa, a voluntad, en pastoreo de franjas diarias y suplementadas con el Balanceado comercial T0.

El consumo registrado para los diferentes ingredientes de la dieta fue: 5.7 kgMS/vaca/día de pastura de alfalfa (62% de eficiencia de pastoreo); 6.9 kgMs/vaca/día de silaje de maíz; 2.2kg MS/vaca/día de heno de alfalfa y 7.05 kg MS/vaca/día del concentrado correspondiente. El consumo total fue por lo tanto de 21.9 kg MS/vaca/día.

CUADRO 1:Calidad de los ingredientes de las dietas, sobre base seca.

Variables

Ingrediente

Pastura alfalfa

Silaje de Maíz

Heno de alfalfa

T0

T1

%MS

20,4

33,7

87

88,5

89,2

%PB

25,4

6,7

15

14,7

21,1

%PND

17

25

25

35

40

%FDN

35,9

51,3

54,4

22,8

24

%EE

2,5

5

1,8

3,5

5,5

%DIVMS

77

59,4

64,8

77,2

86

EM(Mcal/kgMS

2,62

2,17

2,3

2,8

3,15

MS= Materia seca; PB= Proteína Bruta; PND= Proteína No degradable en rumen; FDN= Fibra detergente neutro; EE= Extracto etéreo; DIVMS= Digestibilidad in vitro; EN= EnergíaMetabolizable

Como se puede observar, la calidad del Balanceador(T1) fue superior tanto en términos energéticos como proteicos, considerando que la dieta tiene una alta proporción de silaje de maíz (aprox. 32%), recurso que fue deficitario en estos nutrientes.

FIGURA 1: Ingredientes de los concentrados.

En el T0 el principal ingrediente energético fue el grano de sorgo, mientras que en T1 fue de maíz y la pulpa de citrus deshidratada, ambos poseen diferente tasa de degradación en rumen. Además, el T1 estuvo integrado con fuentes proteicas (soja; harina de pescado) de mayor valor biológico y también de distinta degradabilidad ruminal. Con respecto a la fracción vitamínica- mineral, el T1 incluyó todos elementos necesarios de acuerdo a la carencia en los forrajes y al requerimiento de los animales.

La respuesta "inmediata" en términos de producción y composición química de la leche para ambos tratamientos se muestra en el cuadro 2.

CUADRO 2: Producción y composición quimica de la leche, según tratamiento

Variables

T0

T1

Litros/vaca/día

30,1

32,9

%PB

3,22

3,27

%GB

3,49

3,45

Kg PB/vaca/día

0,976

1,066

Kg GB/vaca/día

1,058

1,117

Caseína%

2,44

2.49

Urea gr/100ml

6,75

7,04

Aum.PV gr/día

450

517

La producción de leche del tratamiento con T1 fue superior en un 9%, diferencia estadísticamente significativa. No se registraron cambios en las concentraciones de grasa y proteína, al igual que en caseína o urea. Sin embargo los rendimientos de grasa y proteína fueron mayores y significativos en las vacas que recibieron del T1.

El aumento promedio de peso vivo en ambos tratamientos fue mayor al esperado, con una tendencia superior en T1, aunque no significativa.

Al finalizar la lactancia se registró un "efecto residual" en la producción de leche de 234 litros (promedio de.1,17 l/v/d) superior para T1 , siendo este valor también significativo.

Con la información obtenida se realizó un análisis económico sencillo, a los fines de cuantificar las diferencias en producción. En virtud de que la experiencia se realizó en 1996, los costos de los concentrados y el precio de la leche se actualizaron a los vigentes del mercado para febrero de 1999 y representarían valores reales del establecimiento comercial donde se realizó el ensayo.

Beneficio marginal = (Ingreso extra efecto inmediato + Ingreso extra por efecto Residual) – (Gasto extra por uso del balanceador)

Beneficio marginal = (24,3 + 41,.4) – 27,4 = 38,3$/vaca/lactancia.

A pesar de que el Balanceador tiene un precio significativamente superior (aprox. 60%), el beneficio marginal debido a su utilización sigue siendo muy positivo. En la alimentación de vacas de alta producción el menor precio de los ingredientes, como única variable de ajuste, no necesariamente implica "una disminución de costos". El análisis debe contemplar la relación costo-beneficio, la que se debería realizar teniendo en cuenta también los "efectos residuales" en producción de leche, que se logran a partir de una determinada historia nutricional previa, ya sea por suministrar raciones más equilibradas o por aplicar planos nutricionales más elevados, en momentos clave de la lactancia.

Nota: Este trabajo fue realizado con la colaboración de las empresas Milkaut y La Ramada SA.

1 FAVE (UNL)

Volver