Estación Experimental Agropecuaria Rafaela

 

 

Agrupamiento por aptitud agropecuaria de las tierras de la Provincia de Santa Fe (GAT) - I.  Conceptos del sistema

 

Volver a agrupamiento por aptitud agropecuaria de

las tierras de la provincia de Santa Fe.

 

Versión Diciembre 2010

 

 

Raúl Giorgi, Rubén Tosolini, Verónica Sapino y Cristian León.


INTA - EEA RAFAELA

 

Se presentan los aspectos conceptuales del sistema. El mismo está basado en el de Capacidad de Uso [1] y ha sido adaptado a las condiciones de la provincia de Santa Fe y a la información disponible a partir de los levantamientos sistemáticos de suelos.

En general, los resultados de la clasificación en clases y subclases de las unidades cartográficas realizada aplicando el sistema GAT y el de Capacidad de Uso (CU) son similares, pero existen algunas diferencias importantes, por ejemplo en la clase 5. Además, se ha definido un sistema operativo para aplicar el sistema GAT (se presenta en el trabajo Agrupamiento por aptitud agropecuaria de las tierras de la Provincia de Santa Fe - Procedimientos operativos), en tanto que el de CU es sólo conceptual.

Fue diseñado para: a) identificar los usos de la tierra compatibles con una producción sostenida y un bajo deterioro de los recursos (uso sustentable); y b) señalar los principales problemas que condicionarán el manejo.

Considera los requerimientos de los cultivos extensivos "comunes y climáticamente adaptados" (de cosecha y forrajeros) y de los pastizales. No es adecuado para especies fisiológicamente particulares (arroz, hidrófilas y acuáticas). La expresión “cultivos climáticamente adaptados” significa, por ejemplo, que no se evalúa si en una unidad las condiciones climáticas son adecuadas para cultivos de verano, de invierno o ambos. Los interesados en esta información deben obtenerla de otras fuentes.

 

El sistema está estructurado en tres categorías: clases, subclases y grupos (en desarrollo).

 

La experiencia indica que el sistema funciona razonablemente bien para evaluar a la gran mayoría de las unidades cartográficas que determinan los usos posibles de las tierras. Esto no es así en parte de las unidades cartográficas anegables asociadas a depresiones y ejes de concentración/escurrimiento de las aguas, en parte por deficiencias del sistema y en parte por las obras que han modificado el escurrimiento natural. Si bien estas tierras son muy minoritarias y no determinan los usos de los lotes, se recomienda la evaluación periódica a campo de estas situaciones.

 

Las clases son ocho, con restricciones crecientes desde la 1 (óptima) a la 8 (no apta). En cada una se agrupan tierras que presentan riesgos de similar magnitud para la producción y/o la degradación de los recursos, por lo que, en un sentido amplio, se considera que pueden ser destinadas al mismo uso. Como dentro de una misma clase pueden existir restricciones cualitativamente diferentes, no todas las tierras de una clase responderán de igual manera a los sistema de manejo.

 

En las clases 1 y 2 se ubican las tierras consideradas típicamente agrícolas; en las 3 y 4 aquellas en las que sería necesario intercalar períodos de recuperación más o menos prolongados y/o construcción de terrazas u otros manejos especiales. Las clases 5 y 6, corresponden a tierras aptas para implantación de pasturas plurianuales y tolerantes a restricciones ambientales severas, en tanto que la clase 7 se reserva para tierras en las cuales sólo es conveniente el aprovechamiento de los pastizales naturales que, en algunos casos, pueden ser mejorados.

 

La clase 5 se utiliza de manera muy diferente a la definida en el sistema de Capacidad de Uso. En la clase 1 se admiten subclases y grupos.

 

Las subclases son divisiones de las clases y se establecen en función del tipo de factores restrictivos: erosión (e), permanencia de excesos hídricos (w), restricciones del suelo en la zona de enraizamiento (s) y climáticas (c). La subclase no indica la intensidad de la limitación sino, y en forma amplia, su tipo. La intensidad de las limitaciones queda expresada por la clase de aptitud y el grupo de aptitud.

 

Los grupos (categoría en desarrollo) son divisiones de las subclases, en las cuales se especifica con mayor precisión el tipo de limitación y se añade una estimación de su intensidad. No es equivalente a la categoría Unidad de Capacidad de Uso. Actualmente, sólo algunos están definidos.

 

En la subclase e se distinguen grupos por erosión hídrica (h) y por erosión eólica (e). Dentro de las subclases s se diferencian grupos por: sodicidad/salinidad (n), texturas gruesas (g), restricciones a la penetración de las raíces por los horizontes argílicos (p) y drenaje excesivo, no determinado por texturas gruesas, (x). Dentro de las subclases w se distinguen grupos por: anegabilidad (an), por inundabilidad (in), riesgo se encharcamiento (en) y por deficiencias de drenaje (d). La intensidad de cada restricción se clasifica en: muy baja (1) a muy alta (5).

 

El objetivo que se persigue con la creación de esta categoría es caracterizar las limitaciones con mayor precisión que la que se logra con las clases y subclases. Por ejemplo, cuando se utiliza un código 4ews, no queda diferenciada la gravedad de cada restricción. En la categoría grupos podría aparecer algo similar a: h4, d2, n1, lo que indicaría una limitación alta por erosión hídrica, baja por drenaje y muy baja por sodicidad-salinidad.

 

Definición conceptual de las categorías del sistema.

 

1.- CLASES POR APTITUD AGROPECUARIA DE LAS TIERRAS

 

Las clases son ocho, con restricciones crecientes desde la 1 (óptima) a la 8 (no apta). En cada una se agrupan tierras que presentan riesgos de similar magnitud para la producción y/o la degradación de los recursos, por lo que, en un sentido amplio, se considera que pueden ser destinadas al mismo uso. Como dentro de una misma clase pueden existir restricciones cualitativamente diferentes, no todas las tierras de una clase responderán de igual manera a los sistemas de manejo.

 

Se presentan las definiciones conceptuales de las Clases de Aptitud Agropecuaria de las Tierras de la provincia de Santa Fe en términos de:

 

a) grado o nivel de aptitud;

b) usos posibles;

c) grado o nivel de las limitaciones permanentes;

d) posibilidades de elección de cultivos;

e) oportunidad para las prácticas culturales;

f) riesgo de degradación del suelo;

g) requerimiento de prácticas de manejo especiales;

h) posibilidad de recuperación de la degradación físico-químico-biológica (excluyendo erosión) de los horizontes superficiales.

 

 

CLASE 1 - Aptitud muy alta. Agrícola-1.

 

Uso intensivo agrícola y/o pastoril

 

Es posible el uso intensivo agrícola y/o pastoril, con limitaciones menores.

 

La posibilidad de elección de cultivos es amplia, las prácticas culturales pueden realizarse oportunamente, el riesgo de degradación del suelo es bajo y no se requieren prácticas o sistemas de manejo especiales. Bajo manejo adecuado, los niveles de producción se mantienen elevados y la eventual degradación de los horizontes superiores puede recuperarse en pocos años.

 

 

CLASE 2 - Aptitud alta. Agrícola-2.

 

Uso intensivo agrícola y/o pastoril.

 

Es posible el uso intensivo agrícola y/o pastoril, con leves limitaciones.

 

La posibilidad de elección de cultivos es amplia. Los niveles de producción son levemente reducidos y/o las prácticas no pueden realizarse siempre oportunamente y/o el riesgo de degradación, aunque bajo, condiciona el manejo.

 

Si se requieren prácticas o manejo especial, son realizables con gastos y/o esfuerzos adicionales menores.

 

Bajo manejo adecuado, los niveles de producción se mantienen elevados y, la eventual degradación de los horizontes superiores puede recuperarse en pocos años.

 

 

CLASE 3 - Aptitud: media/alta. Agrícola-Ganadera.

 

Uso mod. intensivo agrícola y/o pastoril, c/restricciones.

 

Es posible el uso medianamente intensivo agrícola y/o pastoril, con moderadas limitaciones.

 

La elección de cultivos está algo limitada y/o las prácticas culturales, con alguna frecuencia, no pueden realizarse oportunamente y/o los niveles de producción son moderadamente reducidos y/o los riesgos de degradación del suelo son moderados.

 

Si se requieren practicas o un manejo especial, generalmente están justificados económicamente.

 

La eventual degradación de los horizontes superiores requiere un lapso prolongado para su recuperación.

 

 

CLASE 4 - Aptitud media/baja. Ganadera-Agrícola.

 

Uso pastoril c/restricciones y/o agrícola poco intensivo.

 

Es posible el uso poco intensivo agrícola o pastoril, con severas limitaciones.

 

Los niveles de producción son reducidos seriamente y/o la elección de cultivos está limitada y/o las prácticas culturales con frecuencia no pueden realizarse oportunamente y/o los riesgos de degradación del suelo son altos.

 

Para un uso intensivo se requieren prácticas o un manejo muy condicionado que pueden no estar económicamente justificados.

 

La eventual degradación de los horizontes superiores requiere un lapso muy prolongado para su recuperación.

 

 

CLASE 5 - Aptitud baja. Ganadera-1.

 

Uso pastoril, c/restricciones severas.

 

No son aptas para la producción agrícola y es posible el uso pastoril, con limitaciones severas.

 

El aprovechamiento está reducido a la utilización de pastizales naturales y de pasturas implantadas, con fuertes restricciones para la elección de especies y/o alto riesgo de degradación del suelo.

 

Se requieren prácticas o sistemas de manejo muy condicionados.

 

La eventual degradación de los horizontes superiores requiere un lapso muy prolongado para su recuperación.

 

 

CLASE 6 - Aptitud baja a muy baja. Ganadera-2.

 

Uso pastoril c/restricciones muy severas

 

No son aptas para la producción agrícola y es posible un uso pastoril, con limitaciones muy severas.

 

El aprovechamiento está reducido a la utilización de pastizales naturales y de pasturas implantadas, con fuertes restricciones para la elección de especies y con alto riesgo de degradación de los suelos y pastizales.

 

Se requieren prácticas o sistemas de manejo muy condicionados.

 

La eventual degradación de los horizontes superiores requiere un lapso muy prolongado para su recuperación.

 

 

CLASE 7 - Aptitud muy baja. Ganadera-3.

 

Uso pastoril (campo natural)

 

No son aptas para el uso agrícola y es posible un uso pastoril, con limitaciones extremadamente severas.

 

El aprovechamiento está reducido a la utilización de los pastizales naturales, con fuerte riesgo de degradación de la cobertura vegetal y de los suelos.

 

Las prácticas o sistemas de manejo muy condicionados. La realización de obras o prácticas que impliquen altos costos o esfuerzos raramente están justificadas.

 

La eventual degradación de los horizontes superiores requiere un lapso muy prolongado para su recuperación.

 

 

CLASE 8 - Inaptas.

 

Tierras inaptas para el uso agrícola o pastoril, con limitaciones graves no corregibles.

 

 

2.- SUBCLASES DE APTITUD AGOPECUARIA DE LAS TIERRAS

 

Las subclases son divisiones de las clases y se establecen en función del tipo de factores restrictivos. La subclase no indica la intensidad de la limitación sino, y en forma amplia, su tipo. La intensidad de las limitaciones queda expresada por la clase y el grupo de aptitud.

 

- Restricciones por erosión (e): Tierras erosionadas o con riesgo de sufrir erosión. La erosión puede ser hídrica o eólica.

 

- Restricciones por permanencia de excesos de agua (w): Tierras con riesgo presentar excesos de humedad temporarios o permanentes, que afecten el desarrollo de los cultivos o las actividades relacionadas con ellos. Puede ser debido a drenaje deficiente de los suelos, napa freática cercana a la superficie, inundaciones, etc.

 

- Restricciones en la zona de desarrollo de las raíces por el suelo (s): Suelos con limitaciones en la zona de exploración de las raíces. Se consideran factores como: salinidad, sodicidad, baja retención de humedad, impedimentos para la penetración de las raíces, etc.

 

- Restricciones en la zona de desarrollo de las raíces por el suelo que no se deben a salinidad y/o sodicidad (p):

 

El uso del símbolo "s", desde el comienzo de los relevamientos, se ha utilizado para indicar condiciones de sodicidad-salinidad y de texturas gruesas. En los Argialboles se indica sólo el símbolo "w", aunque la existencia de horizontes álbicos y argílicos, así como el contacto abrupto entre los mismos, constituye una limitación para la exploración del perfil por las raíces y la infiltración y/o distribución del agua (esta situación se presenta en gran cantidad de unidades cartográficas clasificadas como 3w).

 

Con el objetivo de resolver esta situación, se ha utilizado el símbolo "p" para indicar las situaciones en las que hay restricciones en la zona de enraizamiento, pero que no se deben a salinidad y/o sodicidad (por ejemplo, un contacto abrupto). El símbolo "s", se utilizó solo para los casos de restricciones que se deben a salinidad y/o sodicidad (estando, en estos casos, implícita la p).

 

- Restricciones por el Clima (c): tierras con alto riesgo climático.

El símbolo c, se aplicaría a condiciones de sequedad/humedad o frío/calor extremas, posiblemente no aplicables en la provincia de Santa Fe.

 

 

 

 

 

 

 

[1] - A. A. Klingebiel and P. H. Montgomery, Land Capability Classification, Agriculture Handbook No. 210 (Washington, DC: Soil Conservation Service, U.S. Department of Agriculture, 1961) - Volver al documento   

                                                    

                                                                                                                                 Volver a agrupamiento por aptitud agropecuaria de las tierras de la provincia de Santa Fe.